Diving Trim (1) trimado de buceo
Trimado de buceo: consejos para un control eficiente
03/01/2024
impact of climate change on coral reefs (1)
El impacto del cambio climático en los arrecifes de coral
18/01/2024
Show all

Cómo dominar el arte de la respiración bajo el agua mientras buceas

La respiración bajo el agua es equilibrar mente, cuerpo y el océano mismo. Saber respirar bien es saber bucear bien. ¡Te enseñamos!

La respiración es ese ciclo que comienza con un suspiro y termina liberando el CO2. Teniendo en cuenta que esto lo hacemos 21.000 veces al día, podemos decir que sí; sabes respirar, pero, ¿sabes respirar bajo el agua

Voy a hacerte una pregunta. Sé sincero. ¿Cómo respiras?  O mejor, cambio la pregunta, ¿vives en modo estrés constante?

Cuando nos relajamos, el ritmo de nuestra respiración se vuelve lento y profundo. Pero, ¡ay, cuando el estrés nos ataca!, nuestra respiración se vuelve una especie de maratón superficial. Con estos hábitos de respiración no nos oxigenamos adecuadamente, lo que aún nos estresa más.

Nuestras mentes, a veces, son fábricas de estrés y preocupaciones. Y sí, bajo el agua, esos malos hábitos respiratorios se notan aún más.

Dicen por ahí que una buena respiración es un bálsamo para el estrés.

Para respirar bajo el agua mientras buceas hay que respirar bien.

Conclusión, el buceo alivia el estrés.

¡Bien! Pues vamos a aprender a respirar bajo el agua bien.

Underwater Breathing (2) respiración bajo el agua

1. Aparatos de respiración subacuática

 

Como no existe la posibilidad de evolucionar a pez en lo que dura una vida humana, si alguien quiere respirar debajo del agua tiene que usar una herramienta que se lo permita.

 

Existen varios aparatos que permiten a las personas respirar bajo el agua.

 

 

1.1. Aparatos para respirar bajo el agua para inmersiones superficiales

 

Snorkel: ¡El tubito mágico! Te permite respirar mientras tienes la cara sumergida bajo el agua. Claro que, no te emociones, no sirve para las profundidades más oscuras del océano. Luego están esas máscaras de snorkel, que son básicamente una versión más elaborada del mecanismo de un tubo, pero cubriendo tu cara por completo con una pantalla transparente.

 

1.2. ¿Qué es eso que usan los buceadores para respirar bajo el agua?

Equipo de buceo autónomo (SCUBA): Este es probablemente el aparato más conocido para respirar bajo el agua. El equipo SCUBA incluye un tanque de aire comprimido que el buzo lleva en la espalda y un regulador que permite al buzo inhalar el aire del tanque. El aire en el tanque es una mezcla de oxígeno y otros gases, y cantidad de aire comprimido en el tanque determina cuánto tiempo puede permanecer el buzo bajo el agua.

Rebreathers (recicladores de aire): Estos dispositivos avanzados reutilizan tu propio aire exhalado, le dan una vuelta mágica (utilizan un compuesto químico que reacciona con el C02 absorbiéndolo) y te lo devuelven fresco para que lo uses de nuevo. Los rebreathers permiten a los buzos permanecer bajo el agua durante más tiempo que los equipos SCUBA tradicionales.

 

1.3. La diferencia entre buceador y buzo radica en el aparato que usan para respirar

Escafandra: Este es un tipo de casco de buceo que se utiliza principalmente para trabajos submarinos profesionales. El aire se suministra desde la superficie a través de un tubo y el buzo puede respirar normalmente dentro del casco.


Trajes de buceo atmosféricos blindados:
Vale, estos no son aparatos de respiración submarina, ¡son más bien submarinos con forma de traje! Mantienen la presión dentro como si estuvieras en la superficie.

Underwater Breathing (3) respiración bajo el agua

2. Aprender a respirar bajo el agua para bucear mejor

 

2.1. Por qué es importante respirar correctamente durante el buceo

La respiración es clave, ya sea en tierra firme o bajo las olas. Respirar bajo el agua no solo es cuestión de supervivencia, sino de mantener la calma y el equilibrio. ¿Y sabes qué? Bucear nos da una lección de vida en eso.

Cuando estamos en el agua nuestros cuerpos se mueven arriba y abajo sólo con respirar. ¡Hasta ese punto afecta a la flotabilidad! Una bocanada profunda bajo el agua cuando no toca puede llevarte hacia arriba inesperadamente, y eso no es tan divertido como parece. Respirar rápido te estresa, y el estrés te hace gastar más aire. Pero cuando respiras bien… Cuando respiras bien bajo el agua ¡puedes ver a tus preocupaciones ascendiendo en las burbujas que exhalas!

El hecho es que con tu respiración bajo el agua vas a:

– influir en tu consumo de aire;

– controlar la flotabilidad;

– y a relajarte.

 

2.2. Los básicos del buceo

Al respirar bajo el agua, todo parece fluir. Es fácil, el aire fluye sin esfuerzo, llenando tu boquilla con una sensación de abundancia y si no es así es que algo no va bien. Por eso hay que probar el SCUBA funcione bien antes de sumergirte y que el tanque esté cargado y abierto. Además, hay que comprobar el regulador de manera habitual durante el buceo para verificar cuánto aire te queda.

 

2.3. Primera regla: nunca dejes de respirar

La respiración subacuática es como una danza consciente, sin pausas, una experiencia suave y continua. Mantener esa corriente constante no es solo por seguridad, también por eficiencia en el ahorro de aire. Te lo explicamos en el artículo 10 Consejos Técnicos De Buceo Para Reducir El Consumo De Aire.

 

2.4. Segunda regla: respira lento y profundo

Esta forma de respirar es una maravilla para optimizar tu consumo de aire. El intercambio de gases se vuelve más eficiente cuando exhalas el aire lentamente. Nuestro cuerpo y mente son aficionados al oxígeno constante para mantenerse en buena forma. Y créeme, equilibrar inhalaciones y exhalaciones te dará el control en el agua y la serenidad que necesitas. Además, esa respiración lenta y profunda es como un bálsamo para el alma.

Underwater Breathing (4) respiración bajo el agua

3. Técnicas de respiración submarina para bucear

3.1. Los principios en los que se basan las técnicas de respiración bajo el agua

Primero, el CO2 es el jugador clave aquí. Necesitamos eliminarlo a la misma velocidad que se produce. Si no lo hacemos, nuestro cerebro gritará a los pulmones que aceleren y respiren más rápido. El objetivo es tener la menor cantidad de CO2 posible en nuestro cuerpo.

Segundo, maximizar el oxígeno en sangre sin sudar la gota. El problema es que a medida que la presión sube, más aire consumimos y mayor esfuerzo para respirar. Controlar el ritmo y respirar lento y profundo es la jugada para evitar cansarnos.

 

3.2. ¿Cómo entrenamos esta respiración subacuática?

Con estas técnicas.

Respiración diafragmática lenta o abdominal

Esta técnica de respiración subacuática consiste en utilizar el diafragma en lugar de los músculos del pecho. Usando el diafragma llevamos el aire al tercio inferior de los pulmones, con lo que el intercambio de gases es mayor. Es como poner la gasolina directo en el motor.

Esta técnica lleva el aire a los rincones más eficientes de nuestros pulmones y no necesitaremos tanto aire para oxigenar nuestro cuerpo correctamente. Además, ahorras aire como un campeón. Curioso, ¿no? Los psicólogos la enseñan para calmar la ansiedad, reducir la frecuencia cardíaca y relajarse. Menos estrés, menos CO2 que expulsar.

Practicar en la superficie para respirar bajo el agua

Una mano al pecho y otra al abdomen.

Cuenta: 1,2, inhala y nota como se levanta la mano del abdomen, pero ¡Ojo! Que la del pecho no se mueva.

Ahora, aire fuera en 4 tiempos: 1,2,3,4 y siente cómo tu abdomen se hunde.

Las técnicas de respiración que se practican en yoga también tienen sus trucos, enseñan a sacarle el jugo a tus pulmones y reducir el estrés bajo el agua y en superficie.

Técnicas de respiración en apnea nos ayudan a respirar más lenta y profundamente y con ellas a expandir los pulmones. ¿Quieres conocerlas? Te las contamos en el artículo Técnicas de respiración en apnea o cómo aumentar la capacidad pulmonar para bucear.

Así que ya lo sabes para respirar bajo el agua, hazlo profundo, relájate y prepárate para explorar un universo que te dejará sin aliento y llenará tu vida de experiencias inolvidables. Sumérgete, ¡el océano te espera!