Scuba women - Sylvia Earl - mujeres buceadoras
5 mujeres buceadoras, tan influyentes, que deberías conocerlas
12/11/2020
equipo de buceo - principal
El equipo de buceo que necesitas para bucear: la lista definitiva
02/12/2020
Show all

Buceo antiguo: ¿Cómo buceábamos en los viejos tiempos?

Antique Scuba - principal - Buceo antig

Cuando hablamos de buceo antiguo nos estamos refiriendo a la manera en la que se hacían las cosas años atrás en el buceo recreativo. En el artículo de hoy, vamos a repasar cómo ha ido evolucionando el equipo, la forma en la que aprendíamos a bucear y, sobre todo, vamos a contar un motón de anécdotas. Muestro experto de buceo antiguo es Víctor Córdoba, director de RRHH de Dressel Divers con más de 40 años de recuerdos que contar.

El equipo en el buceo antiguo

Cuando yo empecé a bucear, no existían centros de buceo. Sólo había clubs a los que tenías que afiliarte. Allí el equipo que tenían era el de Cousteau. Es decir, un respirador bi-tráquea unido a una tri-botella. ¡Eso sí que era buceo antiguo!

Poco a poco se fueron introduciendo las monobotellas, como las que usamos hoy en día en el buceo recreativo. Las botellas se sujetaban con arneses de nylon, que se daban de sí, con lo que las botellas bailaban muchísimo.

Sin octopus, jacket ni traje de neopreno, nos metíamos al agua ¡Qué frío pasábamos!

Con el bi-tráquea, compartir aire era toda una experiencia. Te sacabas el regulador de la boca y se lo pasabas a tu compañero por encima de tu cabeza. Teníamos que avanzar uno encima del otro. Ten en cuenta que no podías pasarlo de lado, porque los tubos rodeaban tu cabeza.  El problema es que el aire salía en flujo continuo, así que le daba todo el aire en la cara. ¡Pobre!

Antique Scuba - Buceo antiguo (foto chica)

El buceo antiguo y el inconveniente de no tener manómetro

Otra cosa que no teníamos en el buceo antiguo era manómetro. Existía una cosa que se llamaba “la varilla de la reserva”. Esto funcionaba de la siguiente manera. Había una palanca excéntrica en la grifería de la botella. Estaba agujereada y por ese hueco pasaba una varilla que bajaba a lo largo de la botella y tenía una anilla al final. Cuando tú notabas que se te hacía difícil respirar, tirabas de la anilla, la palanca de la grifería giraba y te daba 30-35 bares/ 435-508 psi. más de presión. Eso, si funcionaba.

Como no teníamos manómetro, no sabíamos cuándo era el momento de darse la vuelta para regresar al barco, así que casi nunca volvíamos buceando. Lo teníamos que hacer en superficie. Por lo tanto, en aquella época era vital llevar un tubo de snorkel para regresar al barco nadando. Recuerda que no teníamos chaleco para mantenernos en superficie y que íbamos lastrados. ¡Aquello era una odisea!

El buceo antiguo y los primeros chalecos

Los primeros chalecos que aparecieron eran los que llamábamos “chalecos de tapa de WC”, que eran parecidos a los que usaban los aviadores. Eran una vejiga redonda con un agujero en medio para meter la cabeza. ¿A qué se parece?

Los primeros los teníamos que inflar a pulmón. Luego aparecieron los chalecos que podrías inflar con la botella. Aún no teníamos octopus, pero, ¡oye! El chaleco sí lo podíamos hinchar con la botella.

¿Inconveniente de estos chalecos? Que tenías todo el aire concentrado alrededor de cuello, con lo que no había forma de avanzar en horizontal, ni controlar la flotabilidad. Las piernas siempre estaban más abajo que el tronco. Era tan incómodo, que solo inflábamos el chaleco en la superficie. En el fondo lo llevábamos completamente vacío. Eso sí, el lastre que llevábamos estaba calculado al milímetro. Por todo ello, éramos como tiburones. Teníamos que estar constantemente en movimiento, porque como dejaras de dar aletas… ¡Booom! Te hundías

El buceo antiguo: los trajes de buceo

Lo de los trajes de buceo antiguo es otro tema interesante. Los primeros trajes de buceo no eran de neopreno, eran de goma. Parecida a la que usan para hacer las cámaras de los neumáticos. Estos trajes eran durísimos y apenas abrigaban. Eran tan complicados de usar, que en los cursos te enseñaban la técnica para poner y quitar el traje. Se sacaban por la cabeza y la operación terminaba con un compañero tirando de él. Esto solía implicar una depilación gratis.

Con el tiempo, las bi-tráqueas dejaron paso a las mono-tráqueas. Con ellas, también aparecieron los primeros octopus, manómetros y poco a poco el material empezó a ser muy parecido a lo que tenemos ahora.

Quizá una de las cosas que más ha evolucionado son las linternas. En el buceo antiguo, llevábamos unas linternas con una bombilla de muy poca potencia que apenas alumbraba. El problema radicaba en que las bombillas de mayor potencia necesitaban una batería enorme. Para poder llevar una linterna potente tenías que cargar con una maleta, con el peso que eso suponía y sin lleva chaleco.

El buceo antiguo: los trajes de buceo

Lo de los trajes de buceo antiguo es otro tema interesante. Los primeros trajes de buceo no eran de neopreno, eran de goma. Parecida a la que usan para hacer las cámaras de los neumáticos. Estos trajes eran durísimos y apenas abrigaban. Eran tan complicados de usar, que en los cursos te enseñaban la técnica para poner y quitar el traje. Se sacaban por la cabeza y la operación terminaba con un compañero tirando de él. Esto solía implicar una depilación gratis.

Con el tiempo, las bi-tráqueas dejaron paso a las mono-tráqueas. Con ellas, también aparecieron los primeros octopus, manómetros y poco a poco el material empezó a ser muy parecido a lo que tenemos ahora.

Quizá una de las cosas que más ha evolucionado son las linternas. En el buceo antiguo, llevábamos unas linternas con una bombilla de muy poca potencia que apenas alumbraba. El problema radicaba en que las bombillas de mayor potencia necesitaban una batería enorme. Para poder llevar una linterna potente tenías que cargar con una maleta, con el peso que eso suponía y sin lleva chaleco.

¿Cómo aprendíamos a bucear en el buceo antiguo?

En el buceo antiguo, los cursos se hacían en los clubs y, principalmente, los impartían instructores militares. Ellos fueron los primeros que empezaron a bucear y los que podían enseñar a los demás. Los militares tenían sus propios métodos de formación: los métodos del ejército.

Recuerdo que, para poder hacer el curso, tenías que pasar una prueba de acceso. La prueba consistía en nadar 400 m/ 1312ft, después sumergirte en apnea a 4,70 m/ 15,42 ft. y recoger del fondo una pesa de 2kl/4 lb.; ascender y flotar con la pesa fuera del agua, al menos, un minuto. Después, tenías que hacer dos apneas seguidas de 20 segundos, con 10 segundos de descanso entre ellas.  Si no lo lograbas, no hacías el curso. ¿Te imaginas que hacemos estas pruebas en Dressel Divers?

Antique scuba 2 - Buceo antiguo (chica)

Los alumnos aventajados de un curso eran los monitores del siguiente curso. Para enseñarte las habilidades de buceo, los monitores hacían varias cosas.

  • Para enseñarte a vaciar la máscara, te la quitaban mientras estabas sumergido.
  • Para enseñarte a compartir aire, te cerraban la botella.
  • Para que te adaptaras al medio, te robaban una aleta.

La primera vez que me cerraron la botella tenía delante a una instructora. Cuando me quedé si aire, le hice la señal y ella me pasó el regulador bi-tráquea. Así yo pude seguir respirando. De repente me hace la señal de ascender y ya en la superficie me dice:

– Lo has hecho muy bien, muy tranquilo, has pedido aire perfectamente, pero… acuérdate que yo también respiro. – Era un bi-tráquea, no un octopus. ¡La dejé sin respirar!

En el buceo antiguo el curso duraba un mes. Sólo existían dos niveles de buceador: o eras buceador o eras instructor, no existía el Advanced, las especialidades, ni los demás cursos. Todo eso llegó después.

 

La forma de bucear en el buceo antiguo

El problema es que nadie quería bucear con los novatos. Ten en cuenta que no dejábamos de aletear constantemente y además, no llevábamos neopreno. El buceador novato se consumía la botella en un momento y resultaba muy molesto.

Una vez siendo novato, en un buceo a 30 metros/ 98 pies indiqué a mi grupo que estaba en reserva (en el buceo antiguo se indicaba cerrando el puño). El instructor, me respondió con la señal de ok y movió la mano para decirme adiós. Ascendí 30 metros /98 pies con 30 bares / 435 psi y cuando llegué a la superficie, el barco estaba lejísimos. Así que tuve que nadar hasta él yo solo.

¿Qué cómo sé que estaba a 30 metros/ 98 pies? Porque sí teníamos profundímetro.

En el buceo antiguo los profundímetros eran un tubito de plástico con forma redonda que llevabas en la muñeca. El tubo tenía un tapón en la punta y por la otra penetraba el agua.

Como sabemos, cada 10 metros/ 33 pies la presión aumenta el doble, con lo que el volumen de aire disminuye a la mitad. A los 10 metros/33 pies, el agua estaba a la mitad del tuvo. Cuando llegaba a la mitad de lo que quedaba, eran 20 metros/ 66 pies y así sucesivamente. De esta manera calibrábamos el tubito para marcar las profundidades. Para calcular los tiempos de las tablas (que no eran las actuales, sino las de la Marina americana), nos ayudábamos del profundímetro y de un reloj sumergible.

Como no teníamos ordenador, la velocidad de ascenso era la que te permitía tu aleteo. Recuerda que no llevábamos chaleco y si dejabas de aletear caías de nuevo.

Estas son sólo algunas de las anécdotas que se pueden contar sobre el buceo antiguo y cómo buceábamos.

Ahora te toca a ti. ¿Tienes alguna anécdota de buceo antiguo?, ¿recuerdas cómo empezaste a bucear? Compártelo con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *